Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14 diciembre 2009

“El cielo se tornará oscuro y la ira crecerá en los corazones de los hombres. Y cegarán sus acciones y caerán templos y edificios. Será entonces cuando puentes y carreteras se derrumbarán y torres de catedrales volarán sobre las cabezas y se estrellarán contra los fariseos, saduceos y demás calaña moral”…

Como si de una parábola bíblica se tratase, una reproducción en plástico y yeso de la catedral de Milán golpeó con fuerza el operado e impoluto rostro de Berlusconi arrancándole un  diente, dañándole otro y obligando a “Il Cavaliere” a volver a retocarse la cara. Rotura parcial del hueso nasal, laceración interna y externa en los labios, pérdida de sangre y algún que otro corte completan el parte médico de un primer ministro “molesto y abatido” según los médicos que lo atendieron. Y es que a Berlusconi le han dañado uno de sus tesoros más preciados. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Es divertido, no vamos a negarlo ahora, ver a una persona tirándole un zapato a otra. Incluso cuando lo hacía tu madre, a modo de reprimenda, mientras te escapabas corriendo pasillo arriba después de una fechoría domestica infantil. Volaba la zapatilla…casi nunca te daba, y era divertido. Pero más divertido es verlo, observar como alguien le tira a otro un zapato. Y lo que es ya la leche es ver la escena y que encima, se produzca el climax del golpeo. Que le estrelle el zapato en la cara, muy al centro si puede ser. Así somos, simples y complejos a la vez. Nos gusta todo, desde el humor irónico a los tartazos en la cara… El caso es que hace casi un año (el 15 de diciembre de 2008) un periodista irakí lanzó un zapato a George W. Bush durante una rueda de prensa en Bagdad. Los reflejos del que un día fue calificado como “un gran estadista” , habían pasado desapercibidos durante 8 años hasta ese mismo día, en el que, con una agilidad de gacela pudo, cual chiquillo acostumbrado al lazamiento doméstico de zapatilla, esquivar el calzado. Ese lanzamiento dió la vuelta al mundo. Y el mundo, como era menester, se rió. Ahora, al periodista es al que le ha tocado estar del otro lado, del que recibe…pero nada, otra vez nos han dejado sin nuestro merecido premio después de tantos días de trabajo, de estudio, de búsqueda de ambos o de lo que sea que os atropelle la cabeza…¡Maldita punteria! (más…)

Read Full Post »